Starbucks

¿Café solo o con leche?

Mi café. Mi mania. Mi vicio. Necesito café o, mejor dicho, creo que necesito café. En casa me lo preparo con mi cafetera, pero cuando salgo, ya sea al super o a charlar con una amiga, siempre intento tener cerca un Starbucks para poder pedirme mi "hot small latte, please." Y me paseo por el super en busca de la compra semanal, con mi café con leche, dando sorbitos y sintiéndome genial, o me lo bebo sentada en una silla, hablando animadamente con una amiga. ¿Y por qué el Starbucks? Me gusta lo nuevo, descubrir nuevas cosas, nuevos lugares, nuevas sensaciones. Pero un café bueno, o mejor dicho, un café que me guste, no es fácil de encontrar. Y el del Starbucks me gusta. Me gusta que haya una regularidad, que siempre tenga el mismo sabor, que sea fácil de pagar y de consumir. Me gusta su vaso de papel, con su tapa para que no me caiga su contenido, que la gente pueda conectarse al wifi gratis en su establecimiento y que la gente mayor se pase horas arreglando el mundo alrededor de una mesa de dicha cafetería. Me gusta imaginarme qué significa su logo, esa especie de sirena rodeada de color verde. Y al acabar de degustar mi café con leche, me gusta saborear la espuma de leche que ha quedado en el vaso. Además, hay muchos establecimientos Starbucks y muy fáciles de encontrar gracias a su app. Si, mi vicio es el café, y si es del Starbucks, pues mejor.





Comentarios

  1. M'agrada el cafè, però estic intentant desintoxicació-me i desde el dia 2 de Gener que no prenc cafè!
    Em passava el mati prenent cafè per despertar-me i la tarda amb in fusions i til.la per relaxar-me...... A veure quan duro....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche