Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Felicidad

Imagen
Es la hora. Pronto llegarán. Hoy tengo la oportunidad de ir a recibirlos en la parada del autobús. Y me dirijo hacia allí sin prisas, disfrutando de un sol y una temperatura para nada normales de un enero de Massachusetts.  A lo lejos ya vislumbro el cachivache de color amarillo, ese que sale en todas las películas de niños que se precie, y que trae consigo mi tesoro más valioso: mis niños. El ruido del motor ya denota un aire cansado, como de autobús viejo que ya no está por estas jergas. Demasiados años, demasiados niños y demasiadas prisas lo han convertido en un autobús cansado aunque contento de albergar risas y gritos. Se para con un chirriar demasiado agudo en la parada que nos corresponde, mientras yo voy bajando a su encuentro. Y sale mi pequeño. Mi pequeño que ya es mayor. Y me ve. Corre. Corre hacia mi, cargando una bolsa demasiado grande y pesada, rápido y veloz con su carita contenta de verme, fija en mi mirada. Sonríe y se me echa a los brazos, mientras me dice: "Mama.…

Conocí una americana en Polonia

Imagen
Conocí a una americana en Polonia. Ella y su família nos invitaron a comer a su casa. Y allí mi familia descubrió la magia de las comidas cocinadas en la barbacoa. La carne excelente tratada inmejorablemente, cocinada al punto y anteriormente ahumada. El punto exacto de cocción. Descubrimos sabores fantásticos nunca antes probados en nuestra tierra. Al llegar a tierras americanas, uno de les cachivaches indispensables que compramos evidentemente fue una barbacoa, que nos ha dado un montón de comida sabrosa para compartir con familia y amigos.
Conocí a una americana en Polonia. Íbamos juntas a zumba, tratando ambas de seguir, junto con el resto de mujeres de la clase, a un profesor demasiado joven y con demasiado ritmo. Al preguntar una de las compañeras si podía sacar una foto de la clase, mi amiga americana soltó: "Lo que pasa en la clase de zumba se queda en la clase de zumba". Era la primera vez que yo escuchaba una frase similar. En estos años que estoy viviendo en Boston, he…

Aprender no tiene edad

Imagen
"¡Hola!" "¡Hola, un momento, han llegado cinco minutos antes, en dos minutos acabo y ya pueden subir!" Pues esperamos tranquilamente al pie de la escalera, mi hijo pequeño y yo. Mi peque quiere ser una estrella de rock, motivo por el cual va a clases particulares de guitarra. Media hora una vez a la semana. El profesor de guitarra dice que mi churumbel tiene un don para la música y que debe practicar más. Yo lo que realmente observo es que debo amenazar a mi hijo sin poder jugar a la tablet para que me practique cinco minutos de guitarra al día. Y cuando por fin lo consigo, no parece muy contento de tocar la guitarra, ni que avance muy rápidamente en el aprendizaje de susodicho instrumento. Creo fervientemente que ser una estrella de rock no está ni por asomo en el horizonte de mi peque, que tiene millones de cualidades, aunque la música no sea una de ellas (aunque me encantaría equivocarme).  Hecha esta constatación, han pasado ya los dos minutos que el profesor de gu…

Mocos transoceánicos

Imagen
Volvemos a casa (en Boston), después de nuestras vacaciones en casa (Barcelona). Si, vamos de casa a casa. En Boston tenemos nuestra vida actual, con amigos nuevos, compañeros de trabajo y de colegio y en Barcelona tenemos nuestra familia y los amigos de siempre. De casa a casa y tiro porque me toca. El viaje de vuelta no es ningún regalo. No hay vuelo directo entre Barcelona y Boston y esta vez hemos pasado por Munich por eso de alargar un poco más la jornada, para cerciorarnos que estamos muy pero que muy lejos de casa. En un momento dado, ya en el segundo avión del día, el que nos transportaba hacia nuestro destino final, se ha escuchado el silencio. La mayoría de gente llevaba puestos los auriculares para escuchar la película de turno escogida, otros intentaban dormir utilizando posturas que seguro les han desencajado alguna vértebra y otros nos levantábamos para ir al... baño! Y el silencio se ha roto al escucharse el estornudo de un bebé. Pobrecito. Al segundo, otro estornudo de u…