Sobre mi

Tengo dos niños a los que adoro, un marido que aún me entusiasma y más de cuarenta años a mis espaldas. Tengo ganas de descubrir, ilusión por encontrar, y pasión por la lectura y la escritura. Me gustan los idiomas, los libros de poesía visual y las lecturas que cuentan cuentos sobre posibles verdades. Me gusta convivir con gente diferente a mi, para descubrir que sus costumbres son diferentes y parecidas a las mías. Somos expatriados, o emigrantes. Vivimos lejos de nuestra patria y me encanta regalar a mis hijos las diferentes versiones de la vida que te ofrece el hecho de vivir en el extranjero.
Bueno, voy a profundizar un poco más. ¿Qué puedo contaros? Soy mamá expatriada. Si hace 15 años alguien me hubiera dicho que sería mamá y expatriada, le habría dicho que estaba loco.
Soy de Barcelona, de un pueblecito de cercanías. Toda mi família es de este pueblo, generaciones y generaciones hemos vivido en este mismo sitio. Y en ningún momento se me ocurrió pensar que yo sería la que rompería con la tradición y me iría a vivir lejos.
Conocí a mi marido, también del mismo pueblo y también con generaciones detrás viviendo también en el mismo sitio. Los dos trabajábamos cerca, teníamos la família al lado, nuestros amigos de toda la vida... Compramos una casa, tuvimos a nuestros dos hijos y todo iba perfecto, hasta que llegó la crisis.
A mi marido lo enviaron a trabajar a Polonia. Durante un tiempo iba y venía, pero teníamos claro que la familia es lo primero, con lo cual hicimos las maletas y los cuatro nos instalamos en ese pais. Allí nuestros hijos iban a un colegio internacional, lo que nos permitió conocer a gente de todo el mundo. Y fué fantástico. Realmente enriquecedor. Te das cuenta que las diferentes culturas deciden tu manera de actuar. Los estereotipos creados son ciertos, pero no dejan de sorprender cuando puedes comprobarlos por ti mismo. En Polonia hice muy buenas amigas que hoy también, como yo, están situadas en puntos dispares del mapa. Una está disfrutando el verano en Sudáfrica, otra ha regresado a su casa natal en Tokyo, otra reside en un estado sin nieve de Estados Unidos...
Y mi família y yo ahora estamos adentrándonos en el estilo de vida de Massachusetts. Mis dos hijos van a un colegio público que me encanta. Sus profesoras son risueñas, atentas y trabajadoras. Y ellos hablan ya el inglés con un acento impecable y me corrigen el mío cada vez más. Mis hijos saben que en el mundo hay diferentes religiones, diferentes maneras de hacer las cosas y diferentes maneras de pensar. Y que todas y cada una de ellas tienen cabida en este mundo. Aprenden que las diferencias nos enriquecen y la tolerancia ya la llevan intrínseca.
Y con respecto a mi... creo que soy muy afortunada. Considero un regalo poder vivir ésta experiencia, ver crecer a mis hijos con la mente abierta, conocer diferentes estilos de vida. Me gusta aprender, me gusta descubrir. Para mucha gente un traslado es una tarea árdua. Para mi un traslado es un cambio siempre a positivo que me permite organizar los trastos y poder constatar que necesitamos muy pocas cosas materiales para vivir. ¿Mis necesidades materiales? un poco de ropa, muchas fotos de mi família y varios libros en diferentes idiomas.
¿El futuro? a saber... de jovencita me encantaba planificar mi futuro. Hoy puedo decir con orgullo que ninguno de mis planes cuajó.
Para cualquier cosa que queráis comentar, estoy siempre on line en:
mamaenmass@gmail.com


Hoy he podido ir a recogerte al centro de día. Al escuchar tu nombre, has sacado la cabeza tímidamente por la puerta y me has mirado, sorprendida. No me has reconocido, lo sé, pero me has saludado con un "Hola, bonita!"
"Hola, abuelita, soy tu nieta. Hoy vengo yo a recogerte. ¿Te parece bien?"
"¡Oh, qué alegría! ¿Cuando has llegado?"
"Hemos venido a pasar las vacaciones en casa, llegamos el veintitrés de diciembre."
"¡Ah!"
Te ayudan a ponerte el abrigo, te desean unas felices fiestas y tu les devuelves la felicitación con sonrisa incluida.
Y salimos a la calle. Tu me coges del brazo. Yo te paso la mano por encima de la tuya y te observo. Pareces tranquila y contenta de que haya venido a buscarte. Tu cara es bondad y delicadeza, atrás han quedado los días en que desprendías fuerza y seguridad en ti misma.
El sol luce en todo su esplendor, el cielo es azul y nos invita a pasear.
"Abuelita, ¿te apetece dar una vuelta conmigo? Aún es temprano para ir a comer a casa."
"Si, por supuesto, como quieras."
Y las dos, muy juntitas, y lentamente, paseamos por estas calles que nos han visto correr, juguetear, caminar y vivir. Tu vas con la mirada fija en la calle pero de pronto te apetece hablar.
"Estoy muy contenta que hayas venido a buscarme."
"Yo estoy contenta de poder hacerlo. Como vivo lejos, casi nunca tengo la oportunidad de pasar algún ratito contigo."
"¿Dónde vives?"
"En Estados Unidos."
"Uy, eso queda lejos, ¿verdad?¿te gusta vivir allí?"
"Si, me encanta, y a mis hijos también."
"¿Tienes hijos?"
"Si, dos niños."
"Ah, muy bien."
Y continuamos caminando plácidamente. Yo redescubro las calles preciosas de mi ciudad, nos metemos por el casco antiguo y fotografío edificios llenos de historia, el templo romano y la plaza de arena que es el centro de la urbe. Tu esperas tranquilamente a mi lado mientras yo me tomo mi tiempo para contemplar esos rincones que bien conozco pero que siempre me impresionan.
Ahora toca una selfie contigo, como no. Y juntamos la cabeza, las dos sonreímos al teléfono y nuestra imagen de ese instante queda dentro de la cámara para siempre.
Continuamos tranquilamente el paseo.
Una persona pasa por tu lado y te saluda. Tu le devuelves el saludo sin tener ni idea de quién es. Entramos en una tiendecita donde una de tus sobrinas nos desea felices fiestas. Tu la miras, sin perder nunca tu sonrisa, y le deseas también a ella buenas fiestas. Un beso, un abrazo, y continuamos el camino.
"Pues estoy muy contenta que hayas venido a recogerme."
"Si, yo también lo estoy. Soy tu nieta."
"¿Eres mi nieta? Debes ser muy joven."
"¿Cuantos años dirías que tengo?"
"Veintiocho o treinta."
"Me encantas, abuelita. Tengo cuarenta y cuatro."
"¡Uy, pues pareces mucho más joven! Yo tengo ochenta y ocho y salud, ¿qué más puedo pedir? ¿y tu tienes hijos?"
"Si, tengo dos niños."
Y así, entre conversaciones repetidas, un paseo por la historia de mi pueblo, unos saludos a unos ya ahora desconocidos y nuestras caras sonrientes, llegamos a casa de mi madre, que me regaña un poquito por haber tardado tanto.
Maldito Alzheimer que me ha quitado a mi abuelita de carácter fuerte, decisiones sin cavilaciones, energía sin límite y frases lapidarias.
Gracias aún por poder disfrutar de estos pequeños instantes con ella que me devuelven a una infancia feliz y a un recuerdo que no quiero borrar de mi memoria.



EL MISTERIO DEL COCHE DESAPARECIDO
¡Caramba, qué tarde es ya!¡Hora de ir a buscar a mis pequeñajos al cole!¡Anda, está lloviendo! Nada, nada, voy en coche, no quiero mojarme ni que los dos pisen todos los charcos del camino de vuelta a casa. Las llaves,...entro en el garage...¡Dios mío!¿Dónde está el coche?¿Dónde está mi coche? Abro la puerta grande del garage ¿Quizás lo he dejado fuera a la intemperie? No, en el camino no hay ni coche ni nada, sólo las gotas de lluvia impactando contra el pavimento ya muy mojado. 
Bueno, tranquilidad ¿Tranquilidad?¡Pero si mi coche no está!¿Cómo puedo estar tranquila si ha desaparecido una cosa tan grande y que además no puede haberse ido por voluntad propia? Me lo han robado. ¡Es que me lo han robado! 

Llamo a mi marido:
Yo: "El coche no está en el garage."
Él: "Anda, pues es verdad, cuando llegué a casa ayer por la noche no estaba, quería preguntártelo pero cuando te vi ya se me había olvidado."
Yo: "... (puntos suspensivos indicando claramente que nunca entenderé (ni entiendo) la lógica masculina.)"
Yo, otra vez: "Me lo han robado ¿Crees que nos lo han robado?"
Él: "¿Tienes las llaves?"
Yo: "Si. ... (puntos suspensivos indicando que estoy esperando que dé con la solución, pero que por lo visto no encuentra."
Él: "... (puntos suspensivos que no tengo ni idea lo que significan.)"
Yo: "¿llamo a la policía?"
Él: "Cálmate, tranquila. Veamos, ¿Puede que lo hayas dejado aparcado en algún sitio?"
Yo: "¡Pero si siempre lo aparco en el garage! Bueno, te cuelgo que voy a recoger a los niños y se me hace tarde." 
Y yo pensando para mis adentros que qué morro tiene, al desconfiar de mi.
Y mi yo pensando por dentro si mi maridito tendrá razón. 

Total, que corro volando hacia la escuela, con el paraguas casi volando, pisando los charcos que me había prometido que no pisarían mis dos churumbeles. Aprisa, aprisa, que llego tarde. Voy corriendo por el camino que siempre recorremos, ya sea conduciendo (cuando se está haciendo tarde o estamos a -20º Celsius de temperatura), ya sea a pie (cuando las dos características anteriores no se cumplen). Estoy a punto de llegar al colegio, otros padres caminan delante mío en mi misma dirección. 
Y allí lo veo. Mal aparcado, justo en el punto exacto donde ayer lo dejé. Mi coche. Nadie lo había robado. Miro en su interior (quizá algunos vándalos me han robado el paquete de pañuelos de papel que se divisa desde la ventanilla. Pero no. Ni eso.) Todo bien. 
Y me viene a la memoria el porqué lo dejé allí abandonado. El día anterior conduje para llegar a la escuela a buscar a mis hijos (se cumplía la primera premisa: "se me había hecho tarde."). Aparqué el coche y a la salida del cole mis niños me preguntaron si podíamos quedarnos un rato jugando en el parque de al lado del cole. Realmente no hay muchas oportunidades climatológicas para disfrutar del exterior, con lo cual accedí a sus deseos, aunque yo me aburro como una ostra. Al cabo de casi una hora, les dije a mis niños que debíamos regresar a casa, que era tarde, que tenían deberes, que yo debía preparar la cena... conseguí que me hicieran caso al cabo de quince minutos y usando mi arma infalible: "Pues yo me voy a casa, acordaos de nuestra dirección para venir." Esta frase los asusta, pero me parece que están empezando a comprobar que voy de farol. Y lentamente, hablando, jugando, yo dándoles prisa, ellos parándose a contemplar todos los gusanos dispersos en la acera o colgados de los árboles, nos dirigimos a casa. A pie. Como cada día. Como casi cada día. Y abro la puerta de casa, entramos y empezamos con la rutina de cada día.
Y mi coche esperándonos a la intemperie, pacientemente, toda la noche, toda la mañana siguiente y casi toda la tarde. 

Llamo a mi marido, con un hilo de voz:
Yo: "ejem... estaba aparcado en la acera al lado del cole. No me acordé que lo había dejado allí."
Él: "Vale, pues. Me alegro, todo solucionado."
Y yo pensando para mis adentros que no quiero pensar en lo que él estará pensando.
Y el coche aparcado en casita, otra vez.
Misterio solucionado. ¡Buffff!





CEXT Y MI EXPERIENCIA
Quiero publicar la entrevista que cext , ciudadanía exterior me 

hizo semanas atrás. ¿Queréis saber más? Aquí está:


“Mis hijos reciben un regalo al vivir en diferentes partes del globo”              06/04/2016

Mamá en Massachusetts 2
De Barcelona a Boston pasando por Polonia. Esa es la vida de Roser, una catalana a la que la crisis obligó a emigrar fuera de España. Acostumbrada a planificar el futuro, jamás hubiese adivinado que sería una mamá expatriada. Hoy, sin embargo, opta por no hacer planes y prefiere disfrutar del día a día junto a su familia. Convertida también en blogger, comparte sus experiencias en la nube y ha aprendido que “ser positiva es un deber”.
CEXT – Naciste en un pueblecito cerca de Barcelona. ¿En qué momento sales de allí y te instalas en Polonia?, ¿qué motivos te llevan a tomar una decisión así?
Roser  Pues yo ya tenía mis cuarenta y pico primaveras, mis niños, mi casita con jardín, mi trabajo… Pero la crisis llevó a mi marido hacia Polonia, con lo cual, al cabo de un tiempo, decidimos que la aventura sería para toda la familia, no sólo para el papá. Empaquetamos nuestros enseres y aterrizamos en Polonia, país totalmente desconocido y que me costó localizar en un mapa.
CEXT – ¿Qué recuerdas de esa etapa?
Roser – Que todo lo conocido quedaba lejos y que debía volver a empezar. De cero. Cero. Nuevo idioma, nuevos amigos, nuevas costumbres, comida diferente… Considero vital la predisposición a socializar de forma positiva. Y adaptarse al “nuevo mundo” sin pensar en el “viejo mundo” con demasiada nostalgia.
CEXT – Más tarde cruzaste el charco, y ahora vives junto a tu familia en Massachusetts. ¿Cómo definirías el carácter de los americanos?, ¿qué es lo que más te ha llamado la atención de su cultura o sus costumbres?
Roser – Los americanos en general son afables y yo diría que un tanto ingenuos. Orgullosos de su país y de sus costumbres que, de hecho, han llegado de todas partes del mundo. Celebran cualquier día (Patriots DayIndependence DayMarthin Luther King Day,…) y son compradores compulsivos. Aquí es muy fácil comprar y siempre hay ofertas, con lo cual siempre tienes la sensación de estar comprando gangas. Siempre tienen un “Hola, buenos días” y una sonrisa al cruzarse contigo, te conozcan o no. Su fútbol no es nuestro fútbol, e idolatran a sus estrellas mediáticas.
CEXT – Has educado a tus hijos en dos idiomas. ¿Qué hiciste para lograrlo?
Roser – Bueno, tres idiomas porque hablamos inglés, castellano y catalán, con lo cual en casa mezclamos palabras de los tres en una misma frase. Los niños piensan ya en inglés y el orden de las frases ya lo tienen americanizado (por ejemplo, terminan muchas frases con una preposición, como en inglés, aunque estén hablando español o catalán). Prefieren el inglés pero yo les leo libros en español y catalán.
CEXT – Tienes un blog, ‘Mamá en Massachusetts’. ¿Qué podemos encontrar en él?
Roser – Mis experiencias de mamá expatriada en este estado. Hay muchas cosas que aún me sorprenden, cosas que descubro, cosas que me encantan y momentos en los que he metido la pata. Me gusta escribirlo y compartirlo, por ser un mundo muy diferente del que yo conocía hasta hace poco. Una página que me enternece es la de “Niños” donde escribo frases ingeniosas de mis peques y donde siempre vuelvo para releer y sonreír un poco.
CEXT – A la hora de poner en marcha esta página, ¿qué ha sido lo más gratificante?
Roser – Que la gente me lea. Me gusta escribir y me encanta recibir comentarios de la gente diciendo que han leído el post, que es divertido, que se sienten identificados…
CEXT – ¿Qué diferencia hay entre la joven que se subió a un avión camino de Polonia y la Roser de 2016?
Roser – La joven que se subió a un avión para desembarcar en tierras polacas ya no era tan joven, sus cuarenta y pico cumplidos… La Roser de hoy ha afianzado su inglés, sabe que la actitud positiva es un “must”, sabe que socializarse es importante y que sus hijos reciben un regalo al vivir en diferentes partes del globo. Lo que la Roser de antes intuía ahora lo sabe porque lo ha vivido.
CEXT – ¿Qué es lo que más añoras de España?
Roser – Los días de playa en agosto, los abrazos de mi familia, las risas cómplices con los amigos de siempre… ¡Y el jamón serrano!
CEXT – Por último: ¿Cuáles son tus planes de futuro?, ¿te ves regresando a España en algún momento?
Roser  Cuando tenía veinte años me encantaba planear mi futuro. Ahora ya no hago planes. No tengo ni idea de lo que el tiempo nos depara. De momento estamos aquí los cuatro, contentos y convencidos. ¿El futuro? A saber.
Una entrevista de @BeaSOrtega para CEXT


Lai, una mamá expatriada en Chile, autora del blog Así piensa una mamá, ha formulado un listado de preguntas a un conjunto de mamás con el mismo nexo en común, ser expatriadas. Yo soy una de las afortunadas que ha recibido el listado de preguntas y ha decidido contestar, como muchas otras mamás, con la mano en el corazón.

Es curioso comprobar que en nuestras respuestas existen muchas similitudes, aunque los sitios donde vivimos distan miles de kilómetros.

Ser expatriada y más aún, ser expatriada cuando menos te lo esperas, cuando estás en una época de tu vida en la que quieres estabilidad y disfrutar de los logros conseguidos es difícil al principio, cuando empiezas a pensar en todo lo que debes hacer para dar el salto. Contárselo a la familia, a los amigos, a la empresa donde trabajas. Empezar con los trámites en el país de origen y en el país de acogida. Y sufrir por los niños, esas personitas que nos acompañan allí donde vayamos y por las cuales merece la pena todo lo que hacemos.
Y venga, avión y manta, nos lanzamos a lo desconocido. Y hasta la fecha. Nuevas amistades (al principio los cajeros de los supermercados eran quienes yo consideraba mis amistades, puesto que era con los únicos con los que hablaba), nuevas maneras de vivir la vida, de saborearla, de disfrutarla.

Y te descubres fuerte. Descubres que eres capaz de muchas cosas que nunca hubieras imaginado. 
¿Merece la pena ser expatriada? Si, sin lugar a dudas. Merece la pena.

Aquí os dejo las preguntas formuladas por Lai y mis respuestas. En su blog Así piensa una mamá podéis descubrir más mamás expatriadas contestando las mismas preguntas. ¿Qué puedo decir de ellas? Que las conozco por internet y que todas son fuertes, valientes y risueñas. ¡Pues claro!

Lo más difícil de vivir lejos

Saber que mis hijos se están perdiendo muchos momentos con los abuelos, aquellos momentos que yo recuerdo con ternura con mis abuelos. Skype no suple estas ausencias, pero ayuda a mantener contacto

Lo mejor de vivir lejos 

La amplitud de mente que te genera. Descubres otra gente, otra cultura, otro idioma y otra manera de pensar. No todo es blanco o negro, hay muchos matices y somos más tolerantes

Lo mejor de la ciudad donde vives

Boston es una ciudad con un abanico cultural impresionante. Harvard y el MIT ofrecen infinidad de posibilidades, ya sea para los más peques (las que hasta hoy hemos descubierto), como para los mayores (que aún tengo que descubrir)

Lo peor o lo más difícil de vivir en esa ciudad

El frío, definitivamente. Mis niños se han acostumbrado al frío y les encanta la nieve. Yo estoy en proceso de conseguirlo.

Lo que más echas de menos de la ciudad donde naciste

Echo de menos la longaniza, un embutido muy típico de la ciudad de donde soy. También el rape, ese pescado con cara feísima y sabor impresionante.

Y una anécdota, cosa distinta, cosa curiosa, de la maternidad vivida desde lejos, o en esa ciudad, o así

el bilinguismo que tenemos en casa. Podemos empezar una frase en un idioma y terminarla en otro, o podemos intercalar palabras de los dos en la misma frase.
Cosas divertidas: el apartado "Niños" de mi blog está lleno de sus ocurrencias.
Una cosa que no hubiera hecho no estando en el extranjero: escribir mi blog
Una cosa real: el colegio de los peques es tu fuente de socialización. Las amigas que tengo son mamás del cole de los niños. 




PREMIO DARDOS Y LIEBSTER AWARDS, ABRIL 2015
He recibido un par de premios y estoy entusiasmada con ello!
El primero fue el Premio Dardos y hace poco recibí el Liebster Award. Son premios que otorgan bloggers a otros blogs.
De siempre que vengo escuchando a periodistas y actores que los mejores premios son los otorgados por los compañeros de profesión. Precisamente la semana pasada escuché esta frase de Rosa María Sardá, quién recibió un premio por su trayectoria. Pues bien, siguiendo esta norma, estos son de los mejores premios para mi, ¿verdad?
Gracias, compañeros y compañeras de escritura y lectura, gracias por vuestro tiempo y vuestras ganas, gracias por leerme y nominarme! Me considero afortunada por poder escribir sobre mis experiencias y doblemente afortunada por haber encontrado a quien las lea.
Un beso y aquí van los "deberes" de ambos premios:

PREMIO DARDOS
¿Qué es un premio Dardos?
Se trata de un premio de reconocimiento a bloggers, por el esfuerzo y el cariño que dedican a mantener su blog. Pretende ser un punto de solidaridad entre bloggers, para apreciar y admirar su trabajo, para apoyarlos y darlos a conocer.

Las reglas para obtener el premio junto con mis respuestas son las que siguen:
  • Poner la imagen del premio en el blog.


  • Mencionar y enlazar al blog que nos ha otorgado el premio, agradeciéndole por el mismo.
A mi me ha otorgado el premio Dardos el blog Indagando en la maternidad, un nuevo blog de una joven mamá que está descubriendo su maternidad a la vez que la comparte con todos nosotros. Recomiendo encarecidamente que visiteis su blog, merece la pena.

  • Otorgar el premio a 15 bloggers, avisándoles personalmente que han sido nominados.
Aquí van mis nominados!!!!!!!!!! (clicando el nombre vais directo a sus páginas;)


  • Visitar los blogs del los demás nominados, ya que lo que se pretende es dar a conocer otros blogs para que estos crezcan.
Este apartado tiene unos deberes muy chulos, puesto que visitar cada una de los blogs que he nominado es un placer para mi
  • Responder a las 11 preguntas que te haga la persona que te nominó.
Indagando en la maternidad me propone contar 11 cosas sobre mi. Me encanta leer apartados de "Cosas sobre mi", conoces el interior de la gente sin leer una biografía. Ahí van mis 11 cosas:

1. Llevo gafas
2. Me gusta llevar la contraria a todo el mundo
3. Soy positiva con paréntesis en que lo veo todo negro
4. Me gusta beber una copa de Sauvignon blanc los fines de semana
5. Adoro observar los progresos de mis hijos
6. Mi abuela tiene Alzheimer y le he dedicado un blog con mis recuerdos sobre ella
7. Me encanta leer. Ahora estoy leyendo "A Husband's secret" 
8. Desafino cantando
9. Me encanta caminar descalza por casa
10. Despierto a mis hijos con cosquillas en los pies
11. No me gusta conducir

  • Realizar 11 preguntas a los blogs nominados o pedirles que te cuenten 11 cosas sobre ellos.
Me encantaría que mis blogs nominados también nos contasen 11 cosas sobre ellos.

Y a seguir así, escribiendo, contando, viviendo y compartiendo la experiencia de la vida, la magia de la maternidad, las ganas de mostrar las habilidades, la alegría, el positivismo!
Feliz día;)


PREMIO LIEBSTER
¿Qué es un Liebster Award? 

Se trata de un premio entre blogs pequeños, de un bloguero a otro.

Las reglas del premio son:

- Presentar al blog que te ha nominado y seguirlo.
A mi me ha nominado el blog Indagando en la maternidadel blog reciente de una joven mamá que se autodescubre en su nueva faceta de madre y quiere contarnos todo lo que le sucede y descubre entorno al universo de los bebés y sus apasionadas mamás. Merece la pena descubrir las cosas que nos va contando.


- Contestar 11 preguntas que te haga el blog que te nomine.
Las preguntas que me ha hecho Indagando en la maternidad son, junto con mis respuestas, las siguientes:

1. ¿Por qué decidiste escribir un blog?
Empezar una nueva vida en el país de las oportunidades. Conocer gente nueva, nuevas costumbres, nuevas maneras de pensar y de sentir, descubrir que en algunos círculos te encuentras como en casa pero que en otros no tienes cabida... muchas cosas para analizar y ser contadas. No me lo pensé dos veces y aquí me tenéis.

2. ¿Cuánto tiempo le dedicas al blog?
Publico dos posts semanales, los lunes y los jueves, a los que dedico una o dos horas a cada uno, más o menos. Hasta la fecha tengo temas de sobras, anécdotas divertidas la mayoría que hacen que mi escritura fluya rápido, puesto que son cosas que me pasan muy recientes.

3. ¿Tu círculo cercano conoce la existencia de tu blog? (Familia, amigos y compañeros de trabajo)
Si, pobrecitos. He bombardeado a mi familia y amigos con mails y a través de Facebook para contarles la existencia de mi blog. Aunque debo decir que soy muy pesada en este tema, creo que también es una forma que los que más quiero sepan de nuestras aventuras y experiencias, sin la necesidad de contárselo uno a uno. Un post para todos igual.

4. ¿Cómo te das a conocer?
Por Instagram. Me encanta la cantidad de fotos, compañerismo y positivismo que transmite esta red social. Por Twitter he empezado hace poco y debo entrenarme. Y enviando mails a quién se me ocurre, desde webs de expatriados a blogs que comparten inquietudes conmigo, me doy a conocer a quien quiera leerme un ratito.

5. ¿De donde sacas inspiración para tus posts?
De mi día a día. Eso es lo mágico. Que no necesito inventarme una historia, la historia viene a mi. Cuando hace poco que vives en un nuevo lugar, tienes un montón de anécdotas, de cosas que chocan con tu cultura o con tu manera de pensar. Así que plasmarlo en el blog es la cosa más sencilla y gratificante del mundo.

6. ¿A qué te dedicas?
Soy mamá, voluntaria en una escuela para niños ciegos, y creadora y fundadora de la web www.mamemi.com, una web para escuchar cuentos en muchos idiomas.

7. ¿Cuál es tu blog favorito?
Me gustan muchos blogs de mamás positivas con algo que contar. La casa donde viví me transmite bienestar, con botas de agua pasión por lo sencillo de forma que queda espectacular, pero no puedo quedarme con uno, hay tantos...

8. ¿Cómo definirías la maternidad?
Lo mejor del mundo y lo más aterrador a la vez. Ver a esas personitas que van creciendo, descubriendo, riendo, dándote alegrías sin cesar, pero a la vez sientes pavor por si les sucede algo malo. Ellos son lo más importante, la razón de tu existencia y merece la pena disfrutarlos.

9. ¿Que te gusta hacer en tu tiempo libre?
Disfrutar de una buena cena con una conversación increíble al lado de mi marido, ver a mis hijos pasárselo en grande jugando entre ellos, hacer tonterías con ellos, reír, jugar, gritar y bailar con ellos. Leer. Escribir. 

10. ¿Cuál es tu comida favorita?
La turca. Babaganoush, hummus, baklawas...

11. Cuéntanos algo sobre ti, lo que quieras.
Me encanta reinventarme. Tengo ilusión por descubrir nueva gente, saber si congeniamos, intentar adivinar si seremos amigos. Me gusta saber de las amistades que voy dejando atrás, lo daría todo por un abrazo de mis hijos y un beso de mi marido.

- Nominar 11 blogs y notificárselo por su blog o cualquier red social.
Mis 11 nominados son.... tachán tachán......


- Hacer 11 preguntas a los blogs nominados.
Y aquí van pues mis preguntas:
1. ¿Por qué un blog?
2. ¿Cómo publicitas tus posts?
3. ¿Cuanto hace que empezaste a escribirlo?
4. ¿Cuanto tiempo dedicas a la elaboración de posts y a las redes sociales?
5. ¿Qué es lo mejor de escribir un blog?
6. ¿Qué cambiarias de tu blog pero no puedes permitirte?
7. ¿Qué es lo que más te gusta de tu blog?
8. ¿En qué idiomas te gustaría publicarlo?
9. ¿Dónde y cómo aprendiste para hacer un blog?
10. ¿Cada cuando publicas?
11. ¿Qué es lo más bonito que te han dicho sobre tu blog?



9 de junio de 2015
Premio "Best Blog"




El blog "Churumbeles y más" ha concedido a "Mamá en Massachusetts" el premio al Best Blog. Recojo el testigo con mucha ilusión y super agradecida a una mamá con la que me identifico y a la que me encanta leer. 

Las normas a seguir para aceptar el premio Best Blog son: 

1. Nombrar el blog que te otorga el premio.
"Churumbeles y más" , http://www.churumbelesymas.com
Blog de mamá internacional, puesto que ha vivido en diferentes y maravillosas ciudades europeas. Acostumbrada a los cambios, a positivizar las situaciones y a contárnoslo de forma amena. Tiene un montón de sitios y de blogs que recomienda. 

2. Visitar el resto de los blogs nominados. 
Visitados. Todos con un nexo común: blogs de mamás con ganas de contar lo que nos gusta de ser mamás, lo orgullosas que estamos de nuestros peques y las experiencias que vivimos, cada una en nuestro entorno.

3. Responder a 11 preguntas

¿De qué hablas en tu blog?
De las peripecias que pasamos mi família y yo intentando encajar en este nuevo lugar, lleno de aspectos culturales diferentes a los acostumbrados y de muchas cosas por descubrir

¿Qué te hizo crear tu blog?
Querer contar mi historia, comprobar que la gente quiere leerla

¿Cuáles son los tres adjetivos con los que te describes?
Activa, tozuda, divertida

¿Cuál es el objeto más raro de tu habitación?
El gato de peluche que mi suegra cosió cuando nació mi marido

¿Cuál fue el último libro que leíste?
Still Alice, de Lisa Verona

¿Cuál es tu refrán o frase favorita?
I love you to the moon and back

¿Qué canción elegirías para ponerle banda sonora a tu vida?
El gran Salt

¿Cuál es tu postre favorito?
Pastel de mango y coco

¿Un sueño por cumplir?
Una casita en la montaña al lado de mi marido cuando seamos viejecitos

¿Tus aficiones?
Leer, escribir, conversar

4. Conceder el premio a 11 blogs.
(clicando el nombre se abre su blog)

5. Avisar a los premiados
Voy ahora mismito






Comentarios

  1. Hola,
    Hace poco que te sigo en IG y hoy he entrado en tu blog, me encanta, me parece interesantisimo todo lo que explicas y si me lo permites me voy a quedar por aqui, curioseando un poco mas. Yo tb soy de Barcelona y no me hubiera importado vivir en otros sitios para poder ofrecerles a mis hijos y a nosotros mismos otras vivencias, pero de momento tenemos el trabajo aqui y solo nos escapamos a conocer mundo en vacaciones, que no es poco. Hasta la vista guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tus palabras y por seguirme! Nosotros nos expatriamos por trabajo y me gusta ver el lado positivo de las cosas. En Polonia conocimos a gente encantadora y aquí en Boston el estilo de vida es muy... americano;) aunque también conocemos a gente de todo el mundo. Ver fotos de Barcelona me provoca añoranza. Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Hoy he descubierto tu blog por casualidad y lo que he podido leer hasta ahora me encanta!! Vivo en Zaragoza con mi marido y viajamos de vez en cuando a Barcelona porque es una ciudad que nos gusta mucho, salí con un chico polaco antes de conocer al que hoy es mi marido y me enseñó la zona de Cracovia, y en nuestro viaje de novios (hace apenas cinco meses) tuvimos la oportunidad de visitar rápidamente Boston y nos pareció la ciudad más bonita de la costa Este. Así que me ha llamado la atención las "coincidencias" entre nosotras, jaja.

    Ahora estamos en proceso de adoptar un niño, seguramente en Bulgaria (lo reflejo todo en mi propio blog), pero me gusta conocer nuevas culturas y ver cómo vive la gente más allá de nuestras fronteras, así que sin duda te seguiré leyendo. Felicidades por el blog!!

    ResponderEliminar
  4. Hola! pues si, muchas coincidencias! Y si además le añades que mi abuela era zaragozana, pues ya tenemos otra;) Cracovia es una ciudad muy bonita y turística, nosotros vivíamos en Lódz, una ciudad que no era bonita pero donde conocimos a un montón de gente interesante. Boston es una ciudad pequeña comparada con New York pero con mucha historia. Aún no hemos podido disfrutarla mucha, puesto que la nieve, el frio y el viento nos ha mantenido escondidos en el hogar, dulce hogar;) Esperamos disfrutar pronto de Boston y alrededores, ya iré contando.
    Pásame el link de tu blog, me gustaría mucho leerlo.
    Un abrazo y gracias por leerme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya lo de tu abuela pone la guinda al pastel. Lódz pillaba un poco lejos, la familia de mi ex vivía en un pueblo a una hora de Cracovia y no llegué a visitar nada fuera de la Pequeña Polonia (Cracovia, las minas de sal de Wieliczka, Auschwitz, Brzesko y poco más), pero tenemos pendiente un viaje para que mi marido conozca la zona. La mayor parte del viaje de novios la pasamos en NY, pero Boston nos pareció más bonita y con mucha historia... y frío!! Claro que nos pilló la ola de frío de noviembre.
      He visto que has localizado mi blog, así que nos vemos también por allí.
      Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Bueno, tengo también otro blog sobre cine y libros pero lleva muy poquito en marcha y escribo menos. En cualquier caso lo empecé porque ambas son aficiones que me apasionan y disfruto mucho escribiendo sobre esos temas.
      http://elcinedenuestrasvidas.blogspot.com.es

      Eliminar
  5. Hoy me he puesto zapatillas por primera vez desde que llegamos!!!!! Estoy que me salgo del contento;) Si, Boston bonita pero de momento... helada;)
    Me encanta leer y ver películas, te seguiré en ambos blogs, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animo!! Seguro que hasta Boston llega el buen tiempo!

      Eliminar
  6. Hoy no luce el sol pero no hace frio... vamos avanzando;)

    ResponderEliminar
  7. Hola...me encanta tu filosofia de vida y como se lo transmites a tus hijos. Me encantara leerte....solo tienes ig? Lo digo para seguirte por otras redes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola...me encanta tu filosofia de vida y como se lo transmites a tus hijos. Me encantara leerte....solo tienes ig? Lo digo para seguirte por otras redes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola, encantada de tenerte por aquí. Si, sólo tengo IG y el blog. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Encantada de haberme encontrado con tu blog! Yo no soy una mamá, pero también estoy expatriada en EEUU, en mi caso en Virginia. En mi blog cuento como ha ido la transición, los problemas, las diferencias entre España y EEUU, etc.
    Pásate a echarle un vistado!
    Me muero de ganas de leer más entradas tuyas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de encontrarme tu blog, he pasado un rato divertido;)
      Nos continuamos "observando";)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche