Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2018

¿Seguro que era un genio?

Imagen
- Mamá, la profesora de arte nos ha comentado que la semana siguiente hablaremos sobre Leonardo Da Vinci. - ¡Era una persona espectacular, hijo mío!  - ¿Por qué? - ¡Puesto que era un genio en todo lo que tocaba!¡Era un artista sensacional, realizó unas preciosas esculturas que están expuestas en bellísimas ciudades italianas, pintó cuadros que cuelgan de los mejores museos de todo el mundo, ideó máquinas extrañas para su tiempo, pero que al cabo de muchos siglos se descubrieron como inventos extraordinarios! ¡Si, hijo, Leonardo DaVinci trabajaba todas y cada una de las materias, y todo lo que tocaba lo convertía en algo maravilloso!  - ¿Practicaba deporte? - (Sigh)

Amigo invisible o yankee swap

Imagen
Amigo invisible:
- Se reúnen un grupo de amigos unos días antes de celebrar una fiesta
- meten unos papelitos con el nombre de cada uno dentro de una bolsita
- uno a uno van sacando un papelito, y a la persona que les ha tocado, deben hacerle un regalo el día señalado
- el día señalado cada persona entrega su regalo a quién le ha tocado, y recibe uno
- todos compran un regalo y reciben otro

Yo siempre celebraba así las fiestas entre amigos. Pero en Estados Unidos, me he acostumbrado al Yankee Swap.

Yankee Swap:
- Cada persona llega a la fiesta con un regalo envuelto
- Se dejan todos los regalos encima de la mesa
- Dentro de una bolsita, se ponen papelitos con números, del uno hasta el número de personas que participa en el juego
- el que saca el papelito con el número uno, escoge uno de los regalos de encima de la mesa
- Lo desenvuelve y lo enseña al resto
- La persona que tiene el papelito número dos, puede hacer dos cosas: o quedarse con el regalo de la persona número uno, o escoger otro paquete

¿Puedo?

Imagen
No puedo.
No puedo.
Y no puedo.
No hay manera.
No consigo distinguir cuando me dicen "can" o cuando me dicen "can't".
Cuando una amiga de mis peques viene a casa y me dice que lo que le cuento no puede hacerse, me la miro contentísima, hasta que observo la cara de mi hijo que, condescendientemente, me indica que lo he entendido al revés.
Ya en la intimidad del hogar, ensayo repetidas veces el can y el can't. Mis hijos me ponen ejemplos hasta aburrir. Bueno, hasta aburrirse ellos, y yo, pero sin éxito en la resolución de lo que para mi es un jeroglífico indescifrable, lo que para mi es una meta inalcanzable, una quimera, una utopía.
Parece fácil. Para los americanos. Para los estudiantes, americanos o no, que están creciendo en los parajes del autor de Moby Dick, de Paul Revere o de Pocahontas. 
Pero no es fácil para mi.
No lo es.
Y punto.
No tengo la capacidad para formular unos sonidos que mi garganta no ha aprendido durante los primeros cuarenta años de su existenci…

Amiga es

Imagen
Amiga es un café con leche,
confidencias por ambas partes y
risas desbocadas.

Amiga es encontrarse en la cola del supermercado,
un abrazo descomunal y
hablar como si nos hubiésemos visto ayer.

Amiga es llegar al trabajo
y que te hablen de un país que no conoces,
mientras te preguntan por el tuyo.

Amiga es una copa de champán
mientras nos reímos de nosotras
y contemplamos a nuestros churumbeles.

Amiga es un anillo de casada
a través del Whatsapp, 
donde te cuenta con imágenes su boda de ensueño.

Amiga son mensajes de añoranza
fotos de los hijos
y un deseo de reencuentro, para reír y disfrutar juntas.

Amiga son cenas sin previsión,
charlas inacabables,
un buen vino y un nos vemos pronto.

Amigas son gente de mi tierra que viven allí, 
o que viven cerca de mi,
o gente nueva que conozco de aquí.

Gracias Luciana,
Bernarda,
Neusa,
Hélène
Isa
Nuria y
Ana.

Amigas



¿Existen las hadas?

Imagen
Ser mamá implica muchas cosas. Quiere decir que eres una persona multitarea, capaz de dar cincuenta órdenes en dos segundos sin que nadie te haga caso; capaz de abrazar a tus churumbeles con pasión desenfrenada; cocinar sin tener ganas ni tiempo; organizar la semana; arroparlos cuando están dormidos;... y multitud de cosas de las que me olvido, o no. Pero además de todo esto, ser mamá significa, en mi caso particular, tener la capacidad para contar historias. Pequeños o grandes cuentos que florecen en mi imaginación a través de detalles que observo a mi alrededor, o de ideas con las que llegan mis hijos cargados del cole, o frases sueltas que intercambio con vecinos o compañeros de trabajo. Ser mamá en mi caso ha desbocado mi imaginación. He escrito muchos cuentos, y, si bien mis primeros vieron la luz a través de un proyecto web multilingüe, ahora he querido que un cuento sobre el poder de la imaginación vea la luz en formato físico, en un cuento para leer con los niños, y para que d…