Coche

¿Necesito un coche?

No me gusta conducir. No quiero conducir. No me gusta, no me gusta!!!!!
Cuando nos dijeron que viviríamos en Boston, entre los muchos motivos por los que me alegré, estaba el hecho de que en una gran ciudad no es necesario el coche, pues el transporte público soluciona la gran mayoría de idas y venidas hacia y desde cualquier sitio a otro punto de la ciudad. Pero por distintos motivos, escogimos vivir en una casita en Newton, dentro del área llamada Greater Boston. Y en Newton tienes dos opciones: o estás en casa abrigadita o te desplazas en coche. Antes de comprar el coche, intenté por todos los medios desplazarme a pie, en bus, en taxi... desplazándome a pie conseguí moldear mi figura, pero tardaba horas en hacer lo que podía hacer en minutos, y mi espalda se resentía al acarrear la compra del super. Desplazándome en autobús no conseguía llegar a la meta deseada en el tiempo que consideraba bueno, y esperar el autobús sin moverme y rodeada de viento y frío era, por decirlo de algún modo, bastante helado. Desplazándome en taxi conseguí tener paciencia, pues los tiempos de espera eran más elevados de los acostumbrados, y el dinero se iba demasiado rápido (eso si, la mayoría de taxistas eran muy simpáticos). 
Al final, pues, me rendí a la evidencia: Newton es una vasta extensión de territorio; Newton no tiene casco antiguo; Newton está rodeada de centros comerciales (malls); Newton está compuesta de casas bonitas, de todos colores, de las que siempre vemos por la televisión. Si quiero aprovechar el día, sin hacer largas caminatas ni largas esperas, debo tener un coche. Y así estamos. Con coche, sin que me guste conducir, pero segura de que esta decisión es la mejor opción que podía tomar (debo decir que mi marido me dijo que yo necesitaba coche a la semana de llegar a Newton. Yo me resistí a la evidencia mes y medio. Más vale tarde que nunca, ¿verdad?)


Comentarios

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche