No invitar por thanksgiving

¿Invitamos a alguien por thanksgiving?

Aún recuerdo nuestro primer Thanksgiving (Acción de Gracias) en Boston. Acabábamos de llegar, y estábamos recién instalados en una casa alquilada sin muebles, ni lavadora. Poco a poco, día a día, iban llegando los muebles. Aún no teníamos todos los enseres de cocina necesarios para una cocina de supervivencia. Recuerdo que estaba intentando recordar si tenía una pala de madera para remover las verduras cocidas y rebuscando por todos los cajones, cuando me llama mi marido: 
"He pensado que podríamos invitar a unos amigos en casa a celebrar el  thanksgiving". 
Yo, después del primer sobresalto, cogí las riendas de la conversación y le listé los pros y los contras de celebrarlo en nuestra casa en aquella época:
LISTA DE CONTRAS:
- tenemos la casa a medio amueblar. 
- Aún no tenemos ni sillas ni mesa.
- Nos faltan enseres de cocina.
- No soy cocinitas.
- No me gusta cocinar.
- No sé cocinar.
- nunca he cocinado pavo.
- no sé qué necesito para cocinar un plato ancestral de un país al que acabamos de llegar y al que se le dedica una atención sublime.
LISTA DE PROS:
- ...
Recuerdo que esa fue una de las únicas veces en que mi marido me ha dado la razón. No volvió a sacar el tema.
Tuvimos la inmensa suerte de que unos vecinos argentinos super simpáticos y agradables nos invitaran a su casa. ¡Fue un festín!

Comentarios

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche