Recordando la primera batalla

Aquí en América, los niños (y los mayores también) hablan de buenos (good guys) y malos (bad guys). Los buenos son buenos, y los malos son malos. Yo, que estoy acostumbrada a las tonalidades en gris, me cuesta acostumbrarme a éstas aseveraciones tan categóricas.

Hace poco poquísimo, estuvimos en Lexington para observar la representación de la primera batalla por la Independencia protagonizada por los colonos (aún no llamados americanos) contra los británicos. Todo el público tenía claro quién eran los buenos y los malos. Los colonos, cansados de pagar las tasas abusivas que se les exigía desde el otro lado del océano, eran los buenos. Los británicos, todos bien ataviados con su chaqueta roja y unas bandas blancas, eran los malos.
La representación transcurrió en el mismo escenario en que tuvo lugar la batalla real. Todos los personajes iban bien caracterizados y los espectadores los seguíamos con nuestros teléfonos móbiles y nuestras cámaras que intentaban captar unos momentos históricos acontecidos hace ya más de doscientos años.
Papás orgullosos de su historia contaban a sus peques los hechos: "Mira, los colonos, nuestros antepasados, son los que usan vestimenta de diferentes colores y no llevan uniforme, ésa era su ropa de cada día. En cambio, los británicos eran soldados entrenados, todos con su uniforme roja con bandas blancas y mejor armamento que los primeros. 
Los colonos, también llamados "Minute man", cansados del dominio británico, decidieron poner fin a las órdenes que se les exigían desde el viejo mundo, para empezar su andadura como hombres de un nuevo estado dentro del nuevo mundo. Así empezó nuestra independencia."
Según nos contaron los actores amateur que participaban en la representación, la batalla fue un ahora tu ahora yo, ahora los colonos preparan munición, apuntan y disparan a los británicos, quienes estaban a menos de cien metros de su posición; ahora les toca a los británicos disparar a los colonos. Y así sucesivamente.
Aunque los hechos marcaron el nacimiento de un estado, aunque la historia te cuenta que después de la guerra los colonos se organizaron y su calidad de vida mejoró, aunque surgieron héroes con nombre y apellido que con sus gestos cambiaron el transcurso de la historia, te das cuenta de lo absurdo y cruel de las guerras. La mayoría de los heridos moría por las infecciones causadas por las heridas. Demasiados hijos sin padre y muchos padres sin hijos.

¿Y quienes son los buenos y quienes son los malos? Tengo una amiga americana y una amiga británica. Orgullosas ambas del lugar donde han nacido, crecido y donde se han enamorado. Contentas de sus raíces y de los familiares con los que la vida les ha obsequiado. Les preguntaré a ambas quienes fueron los buenos (los good guys), y los malos (los bad guys). No creo que coincidan en sus afirmaciones.


Comentarios

  1. Me ha llamado la atención ver que te pasa igual que a mí. De las cosas que me menos me costaban en ortografía era diferenciar las palabras con B de las palabras que se escriben con V y ahora por "culpa" del inglés, me están haciendo dudar y puede que equivocarme de vez en cuando XD
    Con lo fácil que sería que dos palabras que se escriben de forma parecida en inglés y en español lo hicieran en las dos lenguas con la misma B/v :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y yo también mezclo entre el inglés y el español el catalán, o sea que ni te cuento lo que se me complica la vida ;)))))

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche