Pronunciando lo mismo

A simple vista, puedo identificar perfectamente un pato de un perro, un perro de un embarcadero y un embarcadero de un doctor. Incluso en fotos, creo que acertaré a primera vista la diferencia entre un médico y un pato, aunque los dos lleven vestido blanco. Pero si me hablan de uno o de otro, sin ninguna pista, me cuesta diferenciarlos. Y cuando se trata de pronunciar el nombre, esta tarea para mi es harto imposible.
Duck (pato)
Dog (perro)
Dock (embarcadero)
Doc (doctor)
Parece fácil, ¿verdad? Pues para mi es imposible pronunciar estos cuatro nombres con las diferencias sutiles y prácticamente imperceptibles a como los pronuncian mis hijos, que están creciendo en un ambiente eminentemente americano. Primero hago que ellos me pronuncien los nombres. Cuando ellos comprueban que su madre intenta imitar los sonidos y no lo consigue, me intentan enseñar la pronunciación hablando a cámara lenta. Pero ni así. Y creo que es porqué yo no tengo interiorizado estas diferencias en mi vocabulario básico, nunca tuve que adiestrar a mis cuerdas vocales ni a mi boca para que pronunciase estos sonidos que, aunque básicos, todo mi organismo se rebela contra ellos, por aquello de que son desconocidos hasta la fecha.
Compruebo con desazón la cara de desaliento de mis hijos, cuando me ven intentando imitar los sonidos que ellos pronuncian con extrema facilidad. Mi boca parece la hoja de una lechuga intentando adaptarse a unas letras inexistentes hasta la fecha.
Doc
Doc 
Doc
Doc
¡Caramba! Mi organismo se rebela para que yo sea incapaz de pronunciar ni una sola diferencia entre las cuatro palabras malditas. 
Otra vez, mamá.
Doc
Doc
Doc
Doc
Mis hijos me miran condescendientemente y tiran la toalla para enseñar a su mamá. 
Y su madre amantísima, oséase yo misma, continuaré usando mis dos armas infalibles para que los americanos puedan entender la totalidad de mis palabras: ¡la mímica y las onomatopeyas! Así pues, para diferenciar las cuatro palabras, las señales serán:
Doc + cuak cuak = pato
Doc + woff woff y la lengua fuera de la boca = perro
Doc + sonido de viento = embarcadero
Doc + doctor = doctor
y sanseacabó. Todo el mundo tiene sus armas para hacerse entender por el resto del mundo, ¿o no?





Comentarios

Entradas populares de este blog

El peor cumpleaños de mi vida

Celebraciones indiscretas

De vejez, pelos y arrugas