Cambios

El tiempo pasa.
El tiempo vuela.
Lo saben.
Saben que después del verano llega el otoño.
Su aspecto ha cambiado.
Desaparece el vigor de la juventud,
aquella inquietud a todas horas.
Se aprecia la languidez y el reposo.
El sol es bienvenido como caricia.
Por sus nervios ya no corren
aquellas ganas extremas de crecer
de descubrir
de movimiento infinito.
La piel se vuelve áspera,
el color se transforma.
Lo saben.
Y se conforman.
Dejan sitio para las nuevas generaciones.
Su sitio que ya no lo es.
Un débil empujón
y las deja tímidamente en reposo
mientras caen con elegancia
y timidamente llegan al suelo.
Reposan 
mientras pueden.
Atrás queda la energía
y las ganas de vibrar.
Los niños no se conforman
y las levantan hacia el infinito
pero ellas siempre vuelven
lentamente
a su estado de reposo.
Son pisadas, 
vapuleadas, 
agitadas,
ignoradas.
Pero ellas ya han descubierto
que su tiempo es pasado
aunque no añoran
aquel tiempo de sol y color.
Ahora descansan
mientras se apagan
y sonríen al calor del sol
que las va transformando
y secando
y agotando.
Hojas de otoño.
Massachusetts.





Comentarios

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche