Apoltronados

¿Cual es el mejor espacio para ver una película?
Hay quien puede pensar que es un cine de los de barrio, con sus sillas viejas pero entrañables, con los ruidos de las abuelitas detrás que no quieren entender el argumento, y con ese olor a humedad y polvo que enturbia la pantalla y que gusta por lo vintage que puede quedar.
Otros pueden pensar que es el sillón o el sofá de su casa, medio tumbados medio sentados, al lado de sus seres queridos disfrutando de la pantalla plana de nueva generación.
Pero yo sé la verdad. De la buena. La absoluta. El mejor lugar para ver una película son los cines (Theaters) en los que puedes cenar mirando embelesado la pantalla.
Atención, no debe perderse ni un detalle:
- al entrar enseñas tu móbil al chico de la puerta que te escaneará el código de barras indicando que has comprado la entrada por internet;
- luego te diriges al mostrador para pedir un poquitín de comida:
1. Bebida refrescante talla enorme
2. Pizza, hot dog o variedad de comida hipercalórica
3. Palomitas talla extragalácticas
4. Dulces de todo tipo por si no estás saciado con el punto 1, 2 y 3
- Cargado con tus manjares de fin de semana, te diriges a la sala donde se visualiza tu película deseada.
- Y llegas al éxtasis: no hay sillas, ni sillas grandes, ni sillones normalitos, ni acolchados. Hay unos sillones enormes, de piel ¡Y RECLINABLES! El espacio individual es admirablemente enorme, puesto que tienes unos reposabrazos fabricados para poner la gran cantidad de comida que has comprado sin que ésta se caiga. Y el espacio está pensado para personas talla XXL, como todo lo que fabrica en Estados Unidos, con lo que puedes sentarte tu y uno de tus amigos en el mismo asiento, aunque no lo haces.
Al sentarte, empiezas a jugar con el mando que regula la posición de tus pies y de tu cabeza, con lo que después de comer y beber a destajo puedes disfrutar de la película casi totalmente en posición horizontal (la primera vez tuve que pedir ayuda a unos muchachitos sentados a mi izquierda, puesto que esto de la técnica es demasiado para mi).
- Y empieza la película. Ay, no, los anuncios interminables, de todos tipos y colores.
- Y empieza la película. Ay, no, los tráilers, para que, al terminar cada uno, puedas escuchar a tus hijos gritar: "Mamá, ésta quiero verla también!"
- Y empieza la película. Pues si. Ahora empieza.
- Robas unas cuantas palomitas de tus hijos, que a regañadientes te las entregan, pones el sillón en una posición "bastante" horizontal y te dispones a disfrutar de una película. Si, aquí me habéis pillado. Seguramente será una película infantil. Pero es que con las películas de Pixar es difícil que seas maduro pero aún así que no disfrutes.
- Ries, lloras, observas a tus pequeñuelos...
- Disfrutas.
Un buen plan.



Comentarios

  1. Y tanto que parece un buen plan! Estoy visualizándolo y se me cae la babilla del gusto! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es un buen plan, sea una peli buena (puesto que disfrutas viéndola), o mala (puesto que echas una cabezadita mientras los churumbeles disfrutan;).
      Besotes!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche