Hola, ¿Cómo estás?

En la casa patria, se saluda del siguiente modo en la calle:

1. PERSONA CONOCIDA DE TODA LA VIDA CON LA QUE HAS TENIDO POCO TRATO
Yo: "Adiós".
Ella: "Adiós".
Y punto. Un atisbo de sonrisa asoma en tu boca, por eso de quedar bien. Nadie se ha parado a conversar, las dos hemos continuado nuestro camino en direcciones opuestas. Al cabo de un segundo, tu mente ya no recuerda a quién has saludado o piensa en que quizá esa persona era la prima del hermano de la tía que se casó con José y que la dejó por una mucho más joven.

2. PERSONA DESCONOCIDA
Las dos nos cruzamos por la calle. Nadie mira a nadie. Continuamos impasibles nuestros caminos, sin prestar atención la una a la otra.

3. PERSONA CONOCIDA, AMIGA O PARIENTE
Yo: "¡Hola!¿Cómo estás?"
Ella: "¡Cuanto tiempo, qué alegría!"
Las dos nos acercamos y nos damos un beso de mentirijilla en cada mejilla (Básicamente damos besos al aire).
Depende de si el individuo en cuestión nos cae bien o mal, estaremos entre cinco minutos y cinco segundos conversando de todo y de nada, mientras el resto de la gente que se cruza en nuestro camino debe bordear el espacio que estamos ocupando en plena calle, al ser nosotras inconscientes (totalmente adrede) de que estamos molestando.
Un adiós con una sonrisa de oreja a oreja, un ¡Dale recuerdos a Maribel! y un abrazo de despedida conforman nuestro ritual de los tres últimos segundos.

Aquí en Massachusetts, nada más lejos de la realidad.

1. PERSONA CONOCIDA DE TODA LA VIDA CON LA QUE HAS TENIDO POCO TRATO
Ella: "Hoooooola, buenos días, ¿cómo estás?"
Yo: "Bien, gracias, ¿cómo estás tu?"
Ella: "Bien, gracias."

2. PERSONA DESCONOCIDA
Ella: "Hoooooola, buenos días, ¿cómo estás?"
Yo: "Bien, gracias, ¿cómo estás tu?"
Ella: "Bien, gracias."

3. PERSONA CONOCIDA, AMIGA O PARIENTE
Ella: "Hoooooola, buenos días, ¿cómo estás?"
Yo: "Bien, gracias, ¿cómo estás tu?"
Ella: "Bien, gracias."

Besos, zero. 
Abrazos, cuando nos invitan o invitamos en alguna celebración, el abrazo que más se estila es rodear a la persona con el brazo derecho, mientras ella hace lo mismo para conmigo. Y punto.

Con lo cual, aquí los saludos son mucho más simples. Todo el mundo se saluda del mismo modo. ¿Que parece que lo conoces? Lo saludas. ¿Que no lo has visto nunca en tu vida? Lo saludas. ¿Que es un pariente lejano? Lo saludas. Sin complicaciones. ¿Ganas de indagar en tu vida? Pues no, aquí cada cual a lo suyo. 
Y reconozco que una sonrisa de un desconocido por los pasillos es agradable.

Al principio, con sus saludos, pensaba que todo el mundo en Massachusetts quería ser amigo mío, pero me frustraba al comprobar que la conversación acababa en el "Bien, gracias." Cuando yo intentaba añadir frases, la mirada de la persona se desviaba hacia otro lado al igual que su pensamiento, lejos, muy lejos de donde yo estaba.


Comentarios

  1. Qué risa, a mí me pasó al revés al venir a vivir aquí... POR QUÉ ME DICEN ADIÓS NADA MÁS VERME SI NI ME CONOCEN??? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, cada cultura es diferente y estos pequeños detalles son simepre interesantes de contrastar!

      Eliminar
  2. Que guapa. Jajaj en Londrea diríamos que es todo lo contrario. No se saluda ni al apuntador ajjaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Londres parece que van más de sobrados, verdad? Aquí la gente suele ser bastante abierta y no muchos van de listillos por la vida

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

al despacho del director

Las hay valientes

Vacaciones de verano en coche